Buscar

Blog con recopilación de viñetas sobre mi vida perruna.

Cabezota

llave torcida_es.jpg

Ataque tiburón

Sin duda una de las diferencias entre Duna e Iona es su obsesión por la comida. Iona come con tranquilidad, cuando le apetece. En cambio Duna devora todo lo que encuentra al momento.

Cuando les damos chuches es muy similar, Iona te las coge con delicadeza y apenas rozándote y con Duna si te despistas, ¡te muerde hasta el codo!

 

Shark_attack_castShark_attack

Phobias

Well, we are afraid of what we are afraid…

Spider_phobia

**spider_cast

Bien, tenemos miedo de lo que tenemos miedo…

Quizás demasiado…

image.jpg

 

 

Buena puntería

buena punteria_esp.jpg

Iona es muy nerviosa y cuando la veo aburrida le saco una pelotita para jugar. A veces juega sola un ratito y luego me la trae para que se la tire. Creo que he perdido la cuenta del número de veces en que la pelota ha caído en el bebedero de agua o dentro de una bolsa, o debajo de la mesita… Es un don, yo tenía que ir para jugadora de baseball.

El baile del sofá

sofa dance.jpg

 

Al principio Manel no quería que ninguna de las dos subiera al sofá. Empezó subiendo Iona, que se pasaba todo el rato que estuviéramos en el sofá gimoteando y cansados la empezamos a dejar subir. Es bastante pequeña y se hace una bolita así que no molesta. Duna empezó no hace mucho, el invierno pasado, creo. Y gracias a ello descubrimos que le encanta dormir con la cabeza sobre nuestra barriga o nuestras piernas. Su respiración relaja y da muchísimo calorcito.

Ahora el sofá se nos queda pequeño, pero ¿y lo agustito que estamos? 🙂

Hacerse la dormida

Tenéis que entenderlo… Duna hace mucho ruido con su cola, tiene una fuerza brutal y con ese rabo lo golpea todo, imagínate el ruido que hace con las puertas o los radiadores… No, no, no puede ser. Así que me hago la dormida hasta que se va y luego si eso me levanto corriendo para que no le de tiempo a despertar a Manel jajaja.

 

hacerse la dormida

Rutas planeadas

Yo soy una persona muy muy indecisa, lo reconozco. La vida es bastante más complicada y los timmings más largos para escenas cotidianas tales como decidir que hacer para comer, que te vas a poner de ropa…

Todo al contrario que mis perras, que tienen bastante claro que prefieren para comer y a donde prefieren dirigirse en los paseos.

Muchas veces me paso tres cuartas partes del paseo caminando “sin rumbo” (ella me guían) mientras decido un lugar al que dirigirnos y de golpe me encuentro en el parque o en la playa… ¡Malditas! Me llevan por donde quieren…

 

a la deriva.jpg

 

Yoga con un perro (o más)

yogawithadog

Últimamente estoy empezando con el yoga y la verdad es que me está gustando bastante. Yo soy una chica bastante nerviosa (internamente) y el yoga me ayuda a controlar la respiración. Lo curioso es cuando intento llevarlo a cabo con mis perras cerca (para qué engañarnos, si siempre están cerca). Ellas se piensan que estoy jugando creo, les gusta besarme cuando estoy en el suelo, traerme la pelota para que se la tire, mover la colita cada vez que cambio de pose… En definitiva, el yoga me relaja si estoy sola, con ellas….

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑